Blogia
mi propia perspectiva

música

Odisea en bus

Odisea en bus La historia empieza al salir de la universidad, a eso de las 21:00. Como ha estado nevando casi todo el día, Sara no ha cogido el coche, y ahora tiene que volver en autobús. El 44, en concreto, el que tiene la frecuencia más larga con diferencia de los cinco que pasan por el campus. Las 21:30, ya han pasado por lo menos 4 de la línea 20, 6 de la 23 y otros tantos de la 42. ¿De la 44? Ninguno. Sara comenta con una chica que espera el mismo que a una mala pueden coger el 23, aunque da más vuelta y encima luego hay que andar un trozo. Después de 25 minutos deciden coger el 23. Sara advierte: seguro que si lo cogemos, al momento llegará el 44, la ley de Murphy... Y ¿sabéis que? Por una vez en su vida acierta. Suben al 23, se sientan y ven llegar al 44. ¿Puede abrirnos?, exclama la otra chica. El conductor la mira por el retrovisor con cara de pocos amigos. ¿Puede abrirnos? A la segunda abre la puerta, pero ya es demasiado tarde, el 44 no parece tener intención de parar. Las dos corren detrás de él, es casi seguro que las ha visto. Pero sigue adelante. Ahora sólo faltaría que se fuera también el 23... dice Sara. ¿Para qué abrirá la boca? Cuando las dos se dirigen de nuevo al 23, de frente, el conductor cierra las puertas, arranqua y se marcha por donde ellas venían. ¡¡Vaya mierda!! Menos mal que para entonces ya había llegado otro 23, pero a saber cuándo le tocaba salir... Suben, y comentan que si por casualidad vuelven a ver otro 44, ya no piensan bajar, no vaya a ser que vuelvan a escaparse otros dos autobuses. ¡Tres de tres! Otro 44. Pero ya lo dejan pasar. Sobre las 21:50 el 23 arranca, a las 22:05 Sara llega a su parada y a las 22:15 entra por la puerta de casa. Si no hubiese nevado hoy, Sara habría llegado a las 21:20. ¿De quién es la culpa? Sara no lo sabe, pero no puede evitar sentirse furiosa con los dos autobuseros que no las esperaron en un día como éste.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Odisea en bus

Odisea en bus La historia empieza al salir de la universidad, a eso de las 21:00. Como ha estado nevando casi todo el día, Sara no ha cogido el coche, y ahora tiene que volver en autobús. El 44, en concreto, el que tiene la frecuencia más larga con diferencia de los cinco que pasan por el campus. Las 21:30, ya han pasado por lo menos 4 de la línea 20, 6 de la 23 y otros tantos de la 42. ¿De la 44? Ninguno. Sara comenta con una chica que espera el mismo que a una mala pueden coger el 23, aunque da más vuelta y encima luego hay que andar un trozo. Después de 25 minutos deciden coger el 23. Sara advierte: seguro que si lo cogemos, al momento llegará el 44, la ley de Murphy... Y ¿sabéis que? Por una vez en su vida acierta. Suben al 23, se sientan y ven llegar al 44. ¿Puede abrirnos?, exclama la otra chica. El conductor la mira por el retrovisor con cara de pocos amigos. ¿Puede abrirnos? A la segunda abre la puerta, pero ya es demasiado tarde, el 44 no parece tener intención de parar. Las dos corren detrás de él, es casi seguro que las ha visto. Pero sigue adelante. Ahora sólo faltaría que se fuera también el 23... dice Sara. ¿Para qué abrirá la boca? Cuando las dos se dirigen de nuevo al 23, de frente, el conductor cierra las puertas, arranqua y se marcha por donde ellas venían. ¡¡Vaya mierda!! Menos mal que para entonces ya había llegado otro 23, pero a saber cuándo le tocaba salir... Suben, y comentan que si por casualidad vuelven a ver otro 44, ya no piensan bajar, no vaya a ser que vuelvan a escaparse otros dos autobuses. ¡Tres de tres! Otro 44. Pero ya lo dejan pasar. Sobre las 21:50 el 23 arranca, a las 22:05 Sara llega a su parada y a las 22:15 entra por la puerta de casa. Si no hubiese nevado hoy, Sara habría llegado a las 21:20. ¿De quién es la culpa? Sara no lo sabe, pero no puede evitar sentirse furiosa con los dos autobuseros que no las esperaron en un día como éste.

Odisea en bus

Odisea en bus La historia empieza al salir de la universidad, a eso de las 21:00. Como ha estado nevando casi todo el día, Sara no ha cogido el coche, y ahora tiene que volver en autobús. El 44, en concreto, el que tiene la frecuencia más larga con diferencia de los cinco que pasan por el campus. Las 21:30, ya han pasado por lo menos 4 de la línea 20, 6 de la 23 y otros tantos de la 42. ¿De la 44? Ninguno. Sara comenta con una chica que espera el mismo que a una mala pueden coger el 23, aunque da más vuelta y encima luego hay que andar un trozo. Después de 25 minutos deciden coger el 23. Sara advierte: seguro que si lo cogemos, al momento llegará el 44, la ley de Murphy... Y ¿sabéis que? Por una vez en su vida acierta. Suben al 23, se sientan y ven llegar al 44. ¿Puede abrirnos?, exclama la otra chica. El conductor la mira por el retrovisor con cara de pocos amigos. ¿Puede abrirnos? A la segunda abre la puerta, pero ya es demasiado tarde, el 44 no parece tener intención de parar. Las dos corren detrás de él, es casi seguro que las ha visto. Pero sigue adelante. Ahora sólo faltaría que se fuera también el 23... dice Sara. ¿Para qué abrirá la boca? Cuando las dos se dirigen de nuevo al 23, de frente, el conductor cierra las puertas, arranqua y se marcha por donde ellas venían. ¡¡Vaya mierda!! Menos mal que para entonces ya había llegado otro 23, pero a saber cuándo le tocaba salir... Suben, y comentan que si por casualidad vuelven a ver otro 44, ya no piensan bajar, no vaya a ser que vuelvan a escaparse otros dos autobuses. ¡Tres de tres! Otro 44. Pero ya lo dejan pasar. Sobre las 21:50 el 23 arranca, a las 22:05 Sara llega a su parada y a las 22:15 entra por la puerta de casa. Si no hubiese nevado hoy, Sara habría llegado a las 21:20. ¿De quién es la culpa? Sara no lo sabe, pero no puede evitar sentirse furiosa con los dos autobuseros que no las esperaron en un día como éste.

Odisea en bus

Odisea en bus La historia empieza al salir de la universidad, a eso de las 21:00. Como ha estado nevando casi todo el día, Sara no ha cogido el coche, y ahora tiene que volver en autobús. El 44, en concreto, el que tiene la frecuencia más larga con diferencia de los cinco que pasan por el campus. Las 21:30, ya han pasado por lo menos 4 de la línea 20, 6 de la 23 y otros tantos de la 42. ¿De la 44? Ninguno. Sara comenta con una chica que espera el mismo que a una mala pueden coger el 23, aunque da más vuelta y encima luego hay que andar un trozo. Después de 25 minutos deciden coger el 23. Sara advierte: seguro que si lo cogemos, al momento llegará el 44, la ley de Murphy... Y ¿sabéis que? Por una vez en su vida acierta. Suben al 23, se sientan y ven llegar al 44. ¿Puede abrirnos?, exclama la otra chica. El conductor la mira por el retrovisor con cara de pocos amigos. ¿Puede abrirnos? A la segunda abre la puerta, pero ya es demasiado tarde, el 44 no parece tener intención de parar. Las dos corren detrás de él, es casi seguro que las ha visto. Pero sigue adelante. Ahora sólo faltaría que se fuera también el 23... dice Sara. ¿Para qué abrirá la boca? Cuando las dos se dirigen de nuevo al 23, de frente, el conductor cierra las puertas, arranqua y se marcha por donde ellas venían. ¡¡Vaya mierda!! Menos mal que para entonces ya había llegado otro 23, pero a saber cuándo le tocaba salir... Suben, y comentan que si por casualidad vuelven a ver otro 44, ya no piensan bajar, no vaya a ser que vuelvan a escaparse otros dos autobuses. ¡Tres de tres! Otro 44. Pero ya lo dejan pasar. Sobre las 21:50 el 23 arranca, a las 22:05 Sara llega a su parada y a las 22:15 entra por la puerta de casa. Si no hubiese nevado hoy, Sara habría llegado a las 21:20. ¿De quién es la culpa? Sara no lo sabe, pero no puede evitar sentirse furiosa con los dos autobuseros que no las esperaron en un día como éste.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Odisea en bus

Odisea en bus La historia empieza al salir de la universidad, a eso de las 21:00. Como ha estado nevando casi todo el día, Sara no ha cogido el coche, y ahora tiene que volver en autobús. El 44, en concreto, el que tiene la frecuencia más larga con diferencia de los cinco que pasan por el campus. Las 21:30, ya han pasado por lo menos 4 de la línea 20, 6 de la 23 y otros tantos de la 42. ¿De la 44? Ninguno. Sara comenta con una chica que espera el mismo que a una mala pueden coger el 23, aunque da más vuelta y encima luego hay que andar un trozo. Después de 25 minutos deciden coger el 23. Sara advierte: seguro que si lo cogemos, al momento llegará el 44, la ley de Murphy... Y ¿sabéis que? Por una vez en su vida acierta. Suben al 23, se sientan y ven llegar al 44. ¿Puede abrirnos?, exclama la otra chica. El conductor la mira por el retrovisor con cara de pocos amigos. ¿Puede abrirnos? A la segunda abre la puerta, pero ya es demasiado tarde, el 44 no parece tener intención de parar. Las dos corren detrás de él, es casi seguro que las ha visto. Pero sigue adelante. Ahora sólo faltaría que se fuera también el 23... dice Sara. ¿Para qué abrirá la boca? Cuando las dos se dirigen de nuevo al 23, de frente, el conductor cierra las puertas, arranqua y se marcha por donde ellas venían. ¡¡Vaya mierda!! Menos mal que para entonces ya había llegado otro 23, pero a saber cuándo le tocaba salir... Suben, y comentan que si por casualidad vuelven a ver otro 44, ya no piensan bajar, no vaya a ser que vuelvan a escaparse otros dos autobuses. ¡Tres de tres! Otro 44. Pero ya lo dejan pasar. Sobre las 21:50 el 23 arranca, a las 22:05 Sara llega a su parada y a las 22:15 entra por la puerta de casa. Si no hubiese nevado hoy, Sara habría llegado a las 21:20. ¿De quién es la culpa? Sara no lo sabe, pero no puede evitar sentirse furiosa con los dos autobuseros que no las esperaron en un día como éste.

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...

Odisea en bus

Odisea en bus La historia empieza al salir de la universidad, a eso de las 21:00. Como ha estado nevando casi todo el día, Sara no ha cogido el coche, y ahora tiene que volver en autobús. El 44, en concreto, el que tiene la frecuencia más larga con diferencia de los cinco que pasan por el campus. Las 21:30, ya han pasado por lo menos 4 de la línea 20, 6 de la 23 y otros tantos de la 42. ¿De la 44? Ninguno. Sara comenta con una chica que espera el mismo que a una mala pueden coger el 23, aunque da más vuelta y encima luego hay que andar un trozo. Después de 25 minutos deciden coger el 23. Sara advierte: seguro que si lo cogemos, al momento llegará el 44, la ley de Murphy... Y ¿sabéis que? Por una vez en su vida acierta. Suben al 23, se sientan y ven llegar al 44. ¿Puede abrirnos?, exclama la otra chica. El conductor la mira por el retrovisor con cara de pocos amigos. ¿Puede abrirnos? A la segunda abre la puerta, pero ya es demasiado tarde, el 44 no parece tener intención de parar. Las dos corren detrás de él, es casi seguro que las ha visto. Pero sigue adelante. Ahora sólo faltaría que se fuera también el 23... dice Sara. ¿Para qué abrirá la boca? Cuando las dos se dirigen de nuevo al 23, de frente, el conductor cierra las puertas, arranqua y se marcha por donde ellas venían. ¡¡Vaya mierda!! Menos mal que para entonces ya había llegado otro 23, pero a saber cuándo le tocaba salir... Suben, y comentan que si por casualidad vuelven a ver otro 44, ya no piensan bajar, no vaya a ser que vuelvan a escaparse otros dos autobuses. ¡Tres de tres! Otro 44. Pero ya lo dejan pasar. Sobre las 21:50 el 23 arranca, a las 22:05 Sara llega a su parada y a las 22:15 entra por la puerta de casa. Si no hubiese nevado hoy, Sara habría llegado a las 21:20. ¿De quién es la culpa? Sara no lo sabe, pero no puede evitar sentirse furiosa con los dos autobuseros que no las esperaron en un día como éste.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fría mañana de invierno

Tan fría que en Zaragoza ha nevado, y he aprovechado para hacer unas fotos, porque aquí nieva como mucho una vez al año. Ahora que lo pienso, el año pasado nevó a finales de Marzo...

Esto es la terraza de mi casa.


Esto tambien :p


Y esto es lo que se ve si me asomo.


Normalmente me gusta que nieve, porque es algo poco frecuente. Pero ahora nieve significa "no puedes coger el coche", cosa que me fastidia bastante, vuelvo a mis orígenes de coger el bus para ir a clase. De pequeña me hacía ilusión, supongo que como a todos los niños que no la ven a menudo. Creo que cada año nieva más, recuerdo que los primeros años de mi vida nunca había visto la nieve en directo. Las primeras veces que la ví ni siquiera cuajó. Y hoy se prodría hacer un muñeco de nieve (no muy grande, claro ^^) sólo con la que hay en mi terraza. Una vez hicimos uno en Alcañiz mi hermano, un primo nuestro y yo. Medía menos de dos palmos, pero nos quedó de foto, adornado con chucherías (es que no teníamos muchos recursos...).

··············································

Re-editado: Ahora (mediodía) hay mucha más nieve que esta mañana, pero no me apetece volver a salir a hacer fotos, con lo calentita que se está en casa! :s Tendréis que imaginároslo. Espero que no dure mucho más...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres